Fue una orden secreta creada por uno de los consejeros más leales del Rey Gunnar para salvaguardar a su majestad y al reino de los peligros que acechaban el vasto territorio. Revueltas, cultos a dioses oscuros e invasiones fueron evitadas por esta Orden gracias a su dedicación antes de que éstas tuvieran éxito.

Pocos conocían su existencia y muchos decían que simplemente eran fantasmas ya que de la noche a la mañana aparecían hombres pidiendo clemencia tras intentar montar una revuelta contra sus señores, a nobles repartiendo su fortuna entre sus siervos o simplemente no aparecían nunca más.

Las malas lenguas hablaban de que había un brujo entre ellos, otros que contaban con la ayuda de un oráculo que a cambio de sacrificios y por ese motivo el Rey y la Orden podían ver los problemas del reino antes de que ocurrieran. Nadie conoce cómo era la Orden del Trueno ni cómo se accedía a ella.

Pero algo sabemos de las leyendas que nos han llegado hasta la actualidad y es que estos fantasmas desaparecieron junto al Rey.

La expedición que envió la República regresó de Arrescan y afirman que algunos de los habitantes dicen ser miembros de la Orden del Trueno…

La Orden del Trueno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *